Voluntariado Corporativo

17264793_1385963818109937_1691426004413469357_n
“Con los Eventos Responsables queremos hacer propuestas estratégicas, y no cosméticas”

El titulo de este post es una frase que dijo Fernando López (Director General de Divertia Smile Company) durante el evento “La Pirámide Responsable”

Fernando es un profesional con muchos años dentro del mundo de los eventos corporativos, un hombre llano y claro. Me encantó su manera de expresarla, más que a modo frase, fue como una sentencia o una exclamación de alguien que demanda honestidad en esta cuestión.

Esta frase tiene dos claras lecturas, por un lado la de un profesional que busca hacer cosas con sentido, con contenido, con verdadero impacto en la cuenta de resultados de cualquier empresa. Y por ende la parte humana de un experto en la organización de eventos que no se conforma con hacer una bonita experiencia donde quedemos todos contentos, sino que también se ocupa de que el beneficio social sea real y a ser posible duradero.

¿Qué impacto debe prevalecer dentro de un Evento Responsable, el social o el empresarial?

Sin duda alguna, el impacto social. Pero detrás de esta clara respuesta hay un detalle transcendental. Cuanto mayor sea el impacto social, es incluso mayor el impacto empresarial.

Nunca puede ser mayor el impacto empresarial. Ello devaluaría los resultados.

Analizando la frase de Fernando uno es consciente de que el camino para que los Eventos Responsables pasen a ser una parte estratégica dentro de las organizaciones pasa entre otras cosas por entender este mensaje.

Las empresas que buscan realizar actividades que por ser sociales deben de ser sin coste, o a muy bajo coste, o realizan pasarelas donde exhiben los proyectos sociales internamente a modo de ¿a quien le gustas más?. Dichas organizaciones están devaluando el impacto social dentro de su organización.

Las entidades sociales que ofrecen servicios a cambio de poco o nada, por si algo “cae”.  Están haciendo un flaco favor al mundo de los Eventos Responsables, quizás una de las más bellas herramientas para superar los límites sociales y empresariales.

Organizar un Evento Responsable es posiblemente el que albergue mayor dificultad. Siempre dije que es más fácil organizar cualquier actividad en cualquier lugar del mundo, que incluir en las mismas fines sociales. Al hacerlo las variables pasan a ser infinitas, como infinitos serán sus resultados.

Con total seguridad un buen Evento Responsable es el de mayor satisfacción para todas las partes implicadas. Su coste está a la altura de cualquier otro tipo de eventos. Incluso como los productos ecológicos pueden ser más caros,  ya que su preparación es mucho más elaborada, pero sus resultados bastante más saludables.

No lo dudes, en cualquier lugar del mundo encontraras un motivo por el que crear experiencias capaces de hacer felices a tus trabajadores, colaboradores o clientes de tu empresa. También a esas personas que a modo de “beneficiarios” son la mejor herramienta para tu felicidad, a través de su felicidad.

img_7360

 

img_0794
¿Cuáles son las actividades que más impactan en un evento corporativo?

Sin duda fue una bonita experiencia sentarse en la puerta del avión, era la barrera de los miedos. Saltar, ese paso definitivo que te separa del no puedo a la valentía. Volar, esa adrenalina pura, empoderamiento y alegría. Abrirse el paracaídas, ese instante donde la intensidad se acaba y se saborean los sentimientos. Gracias Red Bull por vuestra confianza.

img_0850

Soñar es la capacidad de adelantarse a la realidad. Vivirlo, es el resultado de saber que depende de uno mismo hacerlo. Quizás la Cárcel de Ushuaia fue una presentación diferente, una vivencia transgresora y un resultado diferencial. Muy por encima de los esperado. Gracias Aegon por ser parte de ello.

img_0778

“Pasear”por un glacial en los fiordos noruegos fue una experiencia de confianza en los compañeros muy importante. Depender unos de los otros. Unidos por una sola cuerda. Gracias BT por atreveros.

img_7508

Una marca, un sentimiento. Dibujamos vuestra imagen en la arena de la playa, con avionetas en el cielo, realizando una regata o dando un paseo en Harley Davison. Pero cuando realmente sentimos los colores, fue cuando nos vestimos con vuestro color naranja, formando esas palabras por las que me sentí orgulloso de volver a ser parte de ello. Gracias a ING Nacional Nederlanden, por  aquel viaje a Australia, donde la marca fue la clave del evento.

He redactado en breves líneas cuatro ejemplos. Podrían ser muchos más.

Pero: ¿Cuáles son las actividades que más impactan en un evento?

Los eventos corporativos son la mejor herramienta para experimentar en vivo y poner al límite nuestros objetivos empresariales.

Pensáis que hay algo superior he infinitamente más gratificante que saltar en paracaídas, vivir la experiencia de la cárcel de Ushuaia, subir un glacial o sentir en sangre una marca. U otras tan motivadoras como realizar los siete pilares de la sabiduría en el desierto de Wadi Rum. Un campeonato de cometas en la Gran Muralla China. El juego de la pelota en Tikal Guatemala o jornadas de supervivencia con militares brasileños en Manaos, amazonas.

Tras años realizando sueños, me di cuenta de que lo mejor estaba por llegar. Nunca vi unas caras más emocionadas que cuando construimos aquella escuela en Masai Mara o en el Valle Sagrado de Perú. O cuando visitamos aquella favela de Rio. O jugamos y aprendidos junto a personas con capacidades diferentes a las nuestras ya sean físicas o psíquicas. O cuando entregamos lo mejor de nosotros a través de tu storytelling a jóvenes más desfavorecidos. O Cuando en Agra acompañamos a las hermanas de la caridad. O cuando… todo ello dentro del marco de eventos corporativos.

Sin ninguna duda el #impactosocial es el gran valor diferencial de todo evento. 

Añadir el apellido  “responsable” a un evento corporativo es sinónimo de reforzar el #impactoempresarial, de que la experiencia perdure en el tiempo. Es la innovación dentro del mundo de los eventos.

Definición de Evento Responsable: evento corporativo con impacto social.

Repito un mismo pensamiento: La primera empresa que pueda decir que todos sus eventos son responsables tengo la total seguridad de que será líder en todos sus paradigmas.

Antonio Mateo Santana – Fundador The Helping by Doing Foundation.

¡Soñemos muchachos! ¡Resulta que si uno no se apura a cambiar el mundo, después es el mundo el que lo cambia a uno! MAFALDA (de Quino).

17191627_1379582738748045_4790224792389758346_o
La evolución del Voluntariado Corporativo: El Compromiso.

El voluntariado corporativo debe de evolucionar. Leo y veo como hay muy buenas organizaciones sobre todo empresariales o cuyos socios directores son las propias empresas, que están realizando una labor encomiable en pos de que la empresa lidere este tipo de actividades sociales.

A mi entender no nos podemos quedar con que la empresa sea un gestor de dichas acciones. Como tampoco que las entidades sociales sean un mero organizador de visitas, encuentros o eventos (ya he escuchado a más de una negarse a recibir este tipo de actividades, son conscientes del bajo impacto social tras años de haberlas realizado)

Lo peor es que nos estamos perdiendo lo mejor de todo esto. El voluntariado corporativo es una puerta abierta para un mayor recorrido. Es el primer paso, el primer encuentro. Es el que te enamora, pero como en todo enamoramiento el siguiente paso es el del verdadero compromiso.

El compromiso pasa porque la empresa invierta en este tipo de acciones, para que tengan mucho mayor impacto tanto empresarial como social.

Igualmente las entidades sociales deberían darse cuenta de su verdadero potencial y hacerse valer.

Como decía en mi anterior post: “Las donaciones son un regalo para tus fines, las prestaciones son la compensación por tus fortalezas”.

El voluntariado no puede ser un fin, sino un medio para alcanzar mayores cotas.

El voluntariado corporativo como mencionamos en nuestro dossier La Pirámide Responsable, es un paso previo para dar el salto a los Eventos y Proyectos Responsables como ya hemos informado en este blog.

Las empresas deben ser conscientes del verdadero potencial que existe al vincular el impacto social con el empresarial.

Añadir el apellido de “responsable” a los habituales eventos corporativos es una nueva estrategia empresarial. Diría que es la innovación desde el alma y desde la razón.

Me resulta pobre el actual escenario. Donde las entidades sociales están haciéndose valer a ver si alguna empresa les saca a bailar y si lo consigue, será merecedora de una donación (normalmente muy limitada) o de alguna acción puntual de voluntariado. ¿Nos vamos a quedar en esto?

Es tan bello el voluntariado corporativo que no nos podemos parar aquí. Deben nacer verdaderos Eventos y Proyectos Responsables capaces de llevar al liderazgo más absoluto tanto a las empresas que inviertan en ello como a las entidades sociales que pasen de concursar para obtener donaciones (ya sean económicas como en voluntariado), a ofrecer prestaciones.

Como ya he comentado en diferentes ocasiones: “Tengo la seguridad de que aquella empresa que incluya en todos sus eventos impacto social, será líder en todos sus paradigmas”.

Igualmente tengo la certeza de que las entidades sociales que sean capaces de generar prestaciones, ganaran mucho más no solo económicamente sino también como creadoras de valor compartido entre el mundo empresarial y social, algo muy provechoso para sus fines sociales.

No nos quedemos mirándonos a la cara como “tortolitos”. Comprometamosnos, que es lo que produce verdaderos resultados en todas las facetas de la vida.

El voluntariado corporativo morirá si no nos atrevemos a dar los siguientes pasos. Ya que ni empresarial no socialmente acaba de cumplir con fines y objetivos en su totalidad. El voluntariado corporativo es el mejor medio para lo mejor que esta por llegar.

Antonio Mateo – Helping by Doing

img_2419
Por eso Helping by Doing es mi más bello sueño

Quizás soñar es el inicio de todo bello camino. Ponerle luces a tus deseos. Por eso Helping by Doing es mi más bello sueño.

Es donde puedo poner lo mucho o poco que sé. Hacer del trabajo tu sueño es el camino verdadero que emprendí hace ya 18 años.  Quedaron atrás muchas pinceladas solidarias, esas que van dando color a una vida.

Soñé con transformar los Eventos Corporativos en lo que ahora llaman Eventos Responsables. Es decir, añadir siempre un impacto social a todo evento empresarial.

Este camino me llevó a lo que ahora es Helping by Doing, una fundación (entidad si ánimo del lucro) que se dedica exclusivamente a la realización de dichos eventos.

Tengo a mis espaldas bellos momentos, aquellos que sabes que están transformando personas. Nadie queda indiferente ante un Evento o Proyecto Responsable. Porque añadir una acción social a un evento es ponerle alma al mismo. Y el alma es la esencia de cada uno de nosotros.

Me enamoré, fue un flechazo a primera vista cuando en el año 2000 construimos aquella escuela en Masai Mara Kenia (durante un Viaje de Incentivo). No paré hasta crear el Día Solidario de las Empresas, con el único objetivo de que las mismas entendieran la belleza de participar en una acción social.

Ahora desde Helping by Doing uno quiere más, mucho más. El Voluntariado Corporativo que es una bella puerta de entrada entre la empresa y el mundo social, pero debe exigirse más, mucho más.

Deseo transformar el mismo en Eventos y Proyectos Responsables de una manera transversal. Tengo la seguridad de que aquella empresa que incluya en todos sus eventos impacto social, será líder en todos sus paradigmas.  Tengo la certeza de que aquella entidad social que transforme gran parte de las donaciones en prestaciones, es decir reciban dinero a cambio de ofrecer un servicio, tendrá la paz que da el saberse que parte de sus necesidades dependen de su buen hacer, no solo de la buena voluntad ajena. 

Las donaciones son un regalo para tus fines, las prestaciones son la compensación por tus fortalezas.

Estamos al inicio del camino, ahora toca ir haciendo más y más Eventos y Proyectos Responsables. Estoy seguro que muchas empresas darán este salto y muchas entidades sociales también.

Descubrir tu labor para este mundo ya es una satisfacción indescriptible. Llegará ese día donde se irán notando esos cambios que hacen del mundo empresarial y social, un lugar mucho más bello.

Por eso Helping by Doing, es mi más bello sueño.

Antonio Mateo Santana – Helping by Doing

4768-192
¡Bienvenidos al baile de la igualdad entre empresas y entidades sociales!

Un acto generoso es una donación de uno mismo. Es el desprendimiento por un sentimiento de ayuda.

Cuando el mundo empresarial es decir, de organizaciones con fines de lucro realizan este tipo de actos, no son pocas las voces que censuran dichas actuaciones como una acción lucrativa camuflada como una acto de generosidad.  En verdad el no obtener beneficio iría en contra de la filosofía empresarial. Algo muy respetable y diría que imprescindible como empresario que también lo soy.

Por otro lado, ¿creéis que una empresa que no retribuya acorde a sus responsabilidades a sus empleados debe permitirse fomentar el voluntariado corporativo o hacer donaciones?

A mi entender seria incoherente por parte de sus socios o directivos. La verdadera generosidad comienza por uno mismo.

Hace poco di una masterclas en una escuela de negocios, y los propios alumnos hablaban de la RSC como una “tapadera” de cara a la opinión interna o publica.

Intente hacerles ver que hay nuevas fórmulas capaces de vincular con igualdad las necesidades empresariales y sociales. Ni las donaciones, ni las acciones de voluntariado corporativo acababan de convencerles. A mi tal y como hoy en día se suelen realizar, tampoco. Y esto lo digo con conocimiento de causa. El que da el haber creado experiencias de voluntariado en los cinco continentes. Entre otras ideé hace más de diez años el Día Solidario de las Empresas por el cual han pasado cientos de empresas y miles de voluntarios corporativos en España. Ni que decir tiene que del cual me siento muy orgulloso, y se que gracias a esta idea se han realizado cientos de acciones maravillosas a nivel social y empresarial. Pero hace falta dar algún paso más.

“El voluntariado no es un servicio prestado. Es promoción de Derechos. El voluntariado no necesita tu tiempo libre, necesita tiempo liberado para darse entero sin ansiedad. El voluntariado no es un proceso de asimilación, es un proceso de intercambio. El voluntariado es una oportunidad para acercarse a la realidad normal. El voluntariado es el acompañamiento del otro a descubrir que el mundo esta lleno de posibilidades”. Antonio Rivas,  Coordinador de Gestión y Formación de la Fundación Proyecto Esperanza.

Posteriormente invité a mis alumnos a conocer los Eventos y Proyectos Responsables como una innovadora herramienta donde la vinculación entre entidades con y sin ánimo de lucro, encuentran un lugar donde compartir experiencias y alcanzar objetivos de igual a igual. Les hablé de La Pirámide Responsable

“Con los Eventos Responsables queremos hacer propuestas estratégicas, no cosméticas “ Fernando López, Director General de Divertia Smile Company.

Ya no hablamos de donar o regalar tiempo. Hablamos de un compromiso mucho mayor, el que tiene toda acción mercantil donde uno ofrece un servicio y el otro se beneficia del mismo.  Hablamos de que las entidades sociales ofrezcan Eventos o Proyectos Responsables como una nueva vía para obtener fondos y a la vez como apoyo a sus fines sociales. Hablamos de que la empresa pague un precio acorde por dichos servicios.

Un servicio ofrecido por una entidad social tiene el valor diferencial de no solo obtener fondos, sino que a la vez el mismo puede ser un ejercicio de apoyo directo a sus propios fines sociales.

Les hable a estos jóvenes de ejemplos donde mediante Eventos o Proyectos Responsables se lograron objetivos empresariales a través del apoyo a fines sociales.

También les puse en conocimiento de que los Eventos y Proyectos Responsables, son un camino que casi no ha llegado al mundo empresarial y social en España. Las empresas todavía no acaban de apostar por esta nueva estrategia. Durante el pasado año en diferentes conferencias y entrevistas pedí al mundo empresarial español que: ¿porqué no añadían a sus habituales eventos corporativos el apellido de responsable. ? Este ha sido y es nuestro mensaje.

“En el management español hace falta meter los Eventos Responsables dentro de la estrategia de negocio” Ángel Javier Vicente Director de RR.HH del Grupo Cofares.

A los alumnos les tuve que reconocer que en general la empresa no esta habituada a pagar como servicio todo aquello que tenga impacto social. El voluntariado y las donaciones están mas o menos a la orden del día, pero los Eventos y Proyectos Responsables donde se paga por el valor de los servicios prestados, donde se habla de igual a igual, donde se parte de un claro breafing para conseguir objetivos empresariales, no.

Igualmente las entidades sociales tampoco están habituadas a vender sus fortalezas como servicios. Muchas veces he sentido que las entidades sociales son esas personas que están alrededor de la pista para ver si alguien tiene la caridad de sacarlas a bailar. Me he sentido como el “feo o la fea” que se alegrá cuando una empresa te saca a bailar y nos vienen a visitar a través de jornadas de voluntariado para luego no volver a verte nunca jamas. O nos hacen una pequeña donación a cambio de una campaña de publicidad. Esto no esta bien, y mucho más cuando se entra en contacto con personas más desfavorecidas socialmente.

Hay entidades sociales que delimitan y mucho el voluntariado corporativo ¡bravo por ellas!. Han decidido salir de esa pista de baile y hacerse valer. Ya no bailan con todos o todas. Quien quiera bailar con ellos o ellas deben aportar un verdadero valor a sus fines fundacionales.

“Si la RSC fuera parte integral de la empresa, habría mucho más impacto social y empresarial, sería un ganar-ganar” Marta Ripollés, Subdirectora General del CEE de la Fundación Prodis.

También hay empresas que empiezan a vislumbrar que la verdadera responsabilidad social pasa por pagar por los servicios prestados por una entidad social. Hacer una actividad prácticamente con todo tu capital humano y pagar al neto por los meros costes de producción no es valor compartido. ¿Sabes que estas movilizando el trabajo de los trabajadores de las entidades sociales para tu exclusivo beneficio?.

Vamos camino de cuatro años nadando contracorriente, trabajando con empresas y entidades sociales. Poco a poco van llegando resultados, tenemos bonitos testimonios de empresas como Danone, Coca-Cola, Cofares, Universidad CEU, L´Oréal o Amgen y de entidades sociales como Down Madrid, Fundación Gil Gayarre, Fundación ONCE, Asociación Barró o Asociación La Rueca.

Nadar contracorriente es una experiencia de fe inigualable, un aprendizaje continuo y una satisfacción indescriptible cuando se consiguen los primeros logros.

¡Bienvenidos al baile de la igualdad entre empresas y entidades sociales!

Antonio Mateo Santana – Director Ejecutivo – The Helping by Doing Foundation

The Helping by Doing Foundation
Facebook
Últimos Tweets
-