Espíritu Helping

La misión, la visión y los valores de Helping by Doing están enfocados a generar felicidad. Es nuestro razón de ser. El Espíritu Helping.

EL COMPROMISO DE LA FELICIDAD

Tengo mi oficina en el viejo casco de Toledo, es llamativo ver cómo la vieja plaza de Zocodover habitualmente llena de paraguas (guías turísticos) rodeados de gente esta prácticamente vacía, mas que con algún lugareño como yo de camino a sus labores.

Son días reflexivos donde el habitual bullicio ha dejado paso al pensamiento. La belleza del silencio me invita a hablar.

El ser humano esta llamado a hacer más bellas todas las cosas, hoy me sorprendía la belleza de tantas miradas tras las ocultas caras.

Incluso hasta comprando se escucha un silencio que invita a reflexionar.

Estas semanas hablando con numerosas entidades sociales detectamos como el COVID está poniendo al límite sus organizaciones, las necesidades se multiplican y sus recursos son incluso menores.

Por otro lado está el mundo empresarial muy preocupado por la viabilidad de sus organizaciones y sus empleados que desde casa, intentan trabajar a un ritmo diferente desde sus nuevos despachos; la cocina, el comedor, la terraza… no hay semana que en nuestras reuniones no se cuele más de un niño. Esto añade un bello humanismo al profesional.

Es tiempo de adaptación y hacer frente a grandes desafíos, es tiempo de repensar y en mi cabeza ruge la necesidad que tenemos de transformar definitivamente la RSE (Responsabilidad Social Empresarial) que actualmente esta casi en su totalidad enfocada a las diferentes vías de filantropía, en una RSE que sea el alma y palanca de nuestras organizaciones.

Tengo la total seguridad de que si ponemos en el corazón del negocio la RSE, habremos dado un paso de gigante en todas las direcciones posibles. Me atrevo a decir qué cambiaríamos el mundo social y empresarial.

Si las empresas logran conseguir mayores beneficios vinculando sus objetivos al apoyo de fines sociales y si las entidades sociales ponen en valor todas sus fortalezas generando nuevos recursos que las permitan no vivir casi exclusivamente de la filantropía, habremos dado un paso definitivo hacía un mundo infinitamente mejor y además, más productivo.

No tengo nada en contra de la filantropía la cual entiendo es una manera “cómoda” del ser humano de desprenderse de algo, ya sea de tiempo, dinero u objetos, y todo desprendimiento produce un bienestar emocional. Pero “dar” nunca se igualará al “darse”, pasamos del bienestar emocional “puntual” a un bienestar “constante”, llamado el compromiso de la felicidad.

Darse implica incorporar en tus habituales acciones del día a día el apoyo a la sociedad. No hablo de un apoyo gratuito, hablo de un apoyo estratégico que te ayude a crecer como persona, a conseguir tus logros a la vez que apoyas a que otros alcancen los suyos.

No te invito a “dar”, te invito a “darte” lo cual te reportará infinitamente mejores resultados.

De portada os he regalado una foto de las vistas desde mi ventana, la belleza de un día lluvioso, donde estamos trabajando para hacer que la RSE sea la mejor herramienta de las organizaciones ya sean empresariales, como sociales.

Antonio Mateo Santana

La ruta a Ítaca y las dimensiones de la paciencia

La ruta a Ítaca y las dimensiones de la paciencia

Los primeros días de enero llegué a vivir a Madrid. Detrás, en Buenos Aires, quedaron los afectos de toda la vida, ese lugar que llamamos la zona de confort, el fútbol con amigos, los encuentros entre semana para juntarnos a comer y tomar algo, los torneos de cartas. Eso que nos aferra tanto a los argentinos, esos vínculos con familia y amigos se resignificaron exponencialmente y fueron motor para dar un nuevo camino de aventura a la vida, lejos de casa.

whatsapp-image-2020-05-09-at-16-13-26

La llegada abrió un mundo de oportunidades, desafíos y sueños por cumplir. Viajar, conseguir un buen trabajo, conocer nuevos lugares y hacer amigos, probar toda la comida posible. El cielo estaba despejado, solo quedaba abrir las alas y volar.

En el vuelo, la vida me volvió a cruzar con Antonio. En el primer menú había un par de cafés con una charla sincera y, desde ese momento, empezamos a mancomunar esfuerzos para lograr el crecimiento de Helping by Doing.

Fue por esos días, también, que pasaron dos cosas particulares. Lo que se escuchaba como un virus lejano, que estaba generando cuarentenas y recesión en China, empezó a llegar a Europa. Todavía parecía muy lejano y existía una falsa seguridad de que no iba a afectar nuestro día a día. Menuda historia la que vino después con el Coronavirus. Pero como la vida no saca sin asegurarse de dejarte las herramientas para que superes cualquier desafío, me hizo llegar un poema de Constantino Cavafis dirigiéndose a Ulises en su vuelta a casa.

Ítaca recuerda que más importante que llegar es vivir el camino, aprender del viaje y las aventuras que se presentan. Siempre teniendo el objetivo como horizonte, pero viviendo el andar.

Cuando emprendas tu viaje a Ítaca

pide que el camino sea largo,

lleno de aventuras, lleno de experiencias.

No temas a los lestrigones ni a los cíclopes

ni al colérico Poseidón,

seres tales jamás hallarás en tu camino,

si tu pensar es elevado, si selecta

es la emoción que toca tu espíritu y tu cuerpo.

Ni a los lestrigones ni a los cíclopes

ni al salvaje Poseidón encontrarás,

si no los llevas dentro de tu alma,

si no los yergue tu alma ante ti.

 

Pide que el camino sea largo.

Que muchas sean las mañanas de verano

en que llegues – ¡con qué placer y alegría! –

a puertos nunca vistos antes.

Detente en los emporios de Fenicia

y hazte con hermosas mercancías,

nácar y coral, ámbar y ébano

y toda suerte de perfumes sensuales,

cuantos más abundantes perfumes sensuales puedas.

Ve a muchas ciudades egipcias

a aprender, a aprender de sus sabios.

 

Ten siempre a Ítaca en tu mente.

Llegar allí es tu destino.

Mas no apresures nunca el viaje.

Mejor que dure muchos años

y atracar, viejo ya, en la isla,

enriquecido de cuanto ganaste en el camino

sin aguantar a que Ítaca te enriquezca.

 

Ítaca te brindó tan hermoso viaje.

Sin ella no habrías emprendido el camino.

Pero no tiene ya nada que darte.

 

Aunque la halles pobre, Ítaca no te ha engañado.

Así, sabio como te has vuelto, con tanta experiencia,

entenderás ya qué significan las Ítacas. 1

 

El estado de alarma en España, que trajo consigo las restricciones para circular y un parate fuerte en la economía, congeló los proyectos que estaban en marcha. Cuando estaba todo listo para arrancar, incluido un proceso de replanificación y crecimiento, la ruta a Ítaca dio un giro un poco más largo.

Cada uno tiene su propia Ítaca y, si bien la lluvia puede mojarnos a todos por igual en el andar, cada uno recorre su camino. Entender cuál es mi Ítaca es un capítulo aparte que extendería mucho este escrito. En lo que me quiero detener es en un valor que me dio mucho trabajo en estos días de “distanciamiento social”, la paciencia.

Cuando hablamos y pensamos sobre la paciencia, por lo general, la entendemos como una herramienta de defensa para no perder el equilibrio emocional con el mundo que nos rodea. Si algo desde afuera me molesta, debo tener paciencia para que no me afecte. Ante una fuerza externa perturbadora, respiramos hondo, contamos hasta diez, invocamos a la diosa de la paciencia y nos defendemos. Nuestra estabilidad emocional (marcada por un sano optimismo, buen humor y equilibrada ambición) es el preciado bien que tenemos que defender. No vaya a ser que sufra algún golpecito.

Pareciera que el problema es siempre del tercero, o de la situación tercera cuanto menos. Paciencia. Paciencia que todo pasa y, tarde o temprano, llegará mi oportunidad.

Ahora bien, estar encerrado me planteó ante una dimensión mucho más introspectiva y, siendo sincero, también mucho más cruel. ¿Qué pasa cuando tenemos que ser pacientes con nosotros mismos? ¿Cómo reaccionamos cuando ese tercero pasa a ser uno y la situación no es más que mi yo encontrándose conmigo mismo?

Permítanme desconfiar de quien no se haya encontrado, estos días de aislamiento, pensando “no me tolero ni yo”.

Pero, como dije antes, la vida no nos pone frente a desafíos sin darnos las herramientas para superarlas. Es en ese momento de chocarnos con nosotros mismos, cuando ingresamos a una dimensión más profunda y personal de la paciencia. La paciencia con uno mismo.

El ejercicio de aceptar las emociones propias lleva a un camino de conocimiento personal más profundo. Una gimnasia que nos acrecienta la inteligencia emocional. Conocernos para saber cómo reaccionamos frente a determinadas situaciones, aprender de ellas y usarlas para potenciar nuestras virtudes. No con ansiedad. No con la intención de que el aprendizaje y su aplicación sea inmediato. Sino con la tranquilidad de que mi relación conmigo mismo encontrará el terreno propicio para caminar a paso más firme que antes. Bienvenidos los momentos donde pude aceptar mi desgano, ser auto tolerante con el mal humor y abrazar la tristeza. Bienvenido también el momento en donde acepté que todas esas emociones estuviesen en una montaña rusa junto con optimismo, positividad y esperanza.

La paciencia con uno mismo, aceptarnos en nuestras propias emociones y formas de ser, nos refuerza las bases de nuestra paciencia con el entorno. Nos quita ansiedad sobre el contexto que nos rodea porque nos nutre de autoconocimiento, nos acrecienta la confianza de que somos capaces de todo con nuestras virtudes.

Y no solo eso, sino que nos deja volver a entender que más importante que llegar a la meta es recorrer el camino. Ítaca nos está esperando, no apuremos el camino.

Lucas Hunter

Mayo 2020

whatsapp-image-2020-05-09-at-16-17-55

 

 

 

 

 

1.- Pueden encontrar Ítaca de Constantino Cavafis junto con un breve e interesante análisis en: https://culturainquieta.com/es/inspiring/item/12984-itaca-un-poema-nos-recuerda-que-el-viaje-es-mas-importante-que-la-meta.html

CAMBIAR EL MUNDO ES UNA SOLUCION BIDIRECCIONAL

Históricamente ha habido y hay en la actualidad grandes mecenas, personas con enormes fortunas que donan las mismas o crean fundaciones para erradicar males en el mundo.

Podemos estar muy satisfechos de que en África o en la India hayan muchos más pozos de agua, nuevas escuelas o que enfermedades como la polio hayan prácticamente desaparecido. Todo gracias a maravillosas acciones filantrópicas.

Pero tengo la certeza de que el mecenazgo es un camino que aporta soluciones puntuales pero nunca solucionará el mayor problema del mundo que no es otro que el basar nuestra comunicación en el tener, en vez de en el ser. Todo lo que basemos en el tener será filantrópico, habrá dos planos bien diferenciados por su situación de poder, la del donante y la del beneficiario, en cambio todo lo que basemos en el ser será en igualdad de planos, es decir será bidireccional. Porque el ser siempre mira hacía ambos lados. 

La actitud filantrópica no ha logrado erradicar las grandes desigualdades y seguimos pensando que la única solución ante toda desigualdad esta en él donar tiempo, cosas o dinero.

La filantropía es un camino desde el poder. Y como todo camino desde el poder tiene un final que multiplica las desigualdades. El día que desaparezca la filantropía y nos ayudemos desde el ser, es decir hagamos un camino en ambos sentidos, desaparecerán las mismas.

Si erradicamos de todas nuestras acciones la palabra beneficiario, si al encontrarnos con alguien socialmente desfavorecido no solo pensamos en cómo podría ayudarle sino que también le damos la oportunidad de hacer lo mismo con nosotros, la comunicación será doblemente fructífera.

Tengo la seguridad de que si el apoyo con el mundo mas desfavorecido fuera desde la igualdad de planos cambiaríamos el mundo. Tenderíamos infinitos puentes con las necesidades. Las suyas y las nuestras. 

Cambiar el mundo es una solución bidireccional.

Desde Helping by Doing Foundation en cada un de nuestros Eventos y Proyectos Responsables queremos que esta doble mirada sea la base de cada uno de ellos. Lograr objetivos empresariales a través del apoyo a fines sociales significa esto. Significa que no hacemos nada de una manera altruista, toda acción es estratégica para la empresa y su cuenta de resultados. He igualmente para las entidades sociales, es la solución para terminar con sus fines fundacionales, que es en realidad la finalidad de toda entidad social, desaparecer.

La filantropía actualmente es necesaria, pero la igualdad de planos es imprescindible. Igualdad del planos significa un compromiso duradero. Es la base de toda relación para que se convierta en prospera, ya sea de pareja, familiares, amistosas o empresariales.

Digamos que tú ni estas con tu pareja porque le o la estas haciendo un favor eterno, o con tus compañeros de trabajo porque necesitan exclusivamente ellos de ti. En los dos casos el apoyo es de ambos o el recorrido será muy corto. Como la filantropía.

No hay mayor ayuda que dar la oportunidad al otro de hacer lo mismo. 

Antonio Mateo Santana – Founder Helping by Doing Foundation

#RSCEstrategica #IgualdadDePlanos #Eventos Responsables #PiramideResponsable #TogetherWeAchieveMore

copia-de-el-deporte-no-construye-el-caracter-lo-revela-7

Y LA SUERTE QUE TENGO DE HABERTE PODIDO ENCONTRAR

Cuando hace ya seis años comencé la andadura de Helping by Doing Foundation el 1 de julio de 2014, recuerdo que en aquel primer año mi principal labor fue ir a visitar entidades sociales. Labor que sigue siendo una de mis principales actividades.

En una de estas visitas decidí pasar un viernes colaborando como voluntario en una actividad deportiva que realizaba la Fundación Special Olimpics Madrid. Mi función fue entregar medallas a los más de 300 deportistas con discapacidad intelectual que estaban realizando juegos en una piscina.

Uno que por aquella época no era muy amigo de abrazos y menos con desconocidos, a la entrega de la primera medalla la deportista me planto un gran abrazo, fue el primero de 300…

En mi primera visita a la Fundación Gil Gayarre, me resultó muy difícil interactuar con una persona con discapacidad intelectual que ademas sufría enanismo y varias limitaciones más, entre ellas dificultad en el habla. Honestamente me generó rechazo.

Al cabo de un año de visitar frecuentemente dicha fundación tras una comida regresaba a casa pensando que no había reparado ni un solo segundo en todas su «discapacidades». Había comido con él cómo hubiera podido comer con cualquiera de vosotr@s. Regresaba a casa feliz de no haber reparado en sus limitaciones, mejor dicho, de haber superado las mías.

Hace poco he conocido a una gran persona Miguel Silvestre que me contaba su experiencia tras realizar la Transpyr una de las pruebas más duras del mundo en Mountain Bike junto a un equipo formado por ejecutivos de la empresas TRESSIS y deportistas con discapacidad intelectual de la Fundación ALAPAR. Él como director técnico del equipo Tressis Alapar me decía que dormía  junto con los deportistas con discapacidad intelectual porque era impresionante ver como desde que abrían sus ojos se cuidaban los unos a los otros sabiendo las capacidades o discapacidades de ellos mismos y de sus compañeros. Esos ojos tenían una mirada muy diferente a lo normal…

Miguel me decía durante la presentación del video de la prueba que en lo único que se sabía mejor que ellos es como ciclista, que ellos le superaban en todo lo demás.  Que las personas con discapacidad intelectual son personas sin EXTRES, sin COMPLEJOS y sin ENVIDIAS.

A Miguel se le ocurrió invitar a la prueba a Jorge de Maldita Nerea, el cual en la misma presentación nos adelantaba el video de la canción que había compuesto tras vivir esta experiencia. Sencillamente EXTRAORDINARIO.

El problema no son sus discapacidades son las nuestras, que nos hacen no estar preparados para recibirlos. Con lo cual les hacemos vivir en lugares apartados.

Nuestra función desde Helping by Doing Foundation es crear puentes para que el mundo esté preparado para recibir a personas que son «diferentes» a lo habitual, ya sea por discapacidad intelectual o cualquier otro tipo de exclusión social.  A crear una verdadera diversidad. La inclusión es el único camino para volar. La diversidad es la puerta al mayor aprendizaje entre todos los seres humanos. El mayor aprendizaje no está en los libros, está en la DIVERSIDAD.

Llevamos 4 años realizando la actividad Grandes Campeones Capaces de Todo junto a la Fundación Special Olimpics Madrid, donde personas de empresas y deportistas con discapacidad intelectual realizan juegos y practican el baloncesto en una media jornada que podemos decir que es mágica, ya que el final siempre es el desborde de un sinfín de emociones. Empresas como laboratorios Roche, Coca Cola, Gefco, Danone, Laboratorios Pfizer, Línea Directa Aseguradora y hace un par de dias la empresa TERRA Consultoría de Incentivos. Todos han podido aprender que la discapacidad es un motor de capacidades que nos estamos perdiendo por no saber convivir con ellas. Esta actividad es un píldora de lo que nos presenta la película Campeones.

Una de las participantes de esta actividad, nos hizo llegar este testimonio: “Nuestra gratitud y muuucha energía por seguir creando un mundo de iguales oportunidades. Cuando experimentas la inclusión, entiendes por debajo de tu piel que excluir nos hace perder a todos algo precioso”  Paola Flabbi -Manager Desarrollo Productos/Procesos – DANONE.

Para el año 2020 desde Helping by Doing Foundation estamos preparando tres nuevos puentes:

1.- I Liga de baloncesto Unificado que organizaremos junto a la Fundación Special Olimpics Madrid, donde equipos formados por deportistas con discapacidad intelectual y personas de empresas como COFARES o Leroy Merlin (las dos primeras franquicias), durante unos meses vivirán juntos la experiencia de trabajar en equipo. La experiencia de CAMPEONES.

2.- Campus ALAPAR donde extraemos la esencia de los 70 años de esta fundación trabajando para las personas con discapacidad intelectual organizando un Campus para responsables y directivos del mundo empresarial (Trabajaremos la comunicación, trabajo en equipo, superación y diversidad). El 50% de los docentes serán personas con discapacidad intelectual el resto profesionales de la Fundación ALAPAR y también grandes referentes nacionales en estos temas, en general deportistas de elite con y sin discapacidad.

3.- Reto Pilgrim Race 2020, donde le equipo Helping by Doing Foundation estará formado por ejecutivos de grandes empresas y personas con discapacidad intelectual. Miguel Silvestre será nuestro director Técnico.

La discapacidad es el motor de las más bellas capacidades. No hay discapacidad, que no te haga crecer inmensamente en otras capacidades. La discapacidad, es palanca de capacidades.

Como dice Jorge de Maldita Nerea en su canción «Y la suerte que tengo de haberte podido encontrar».

Antonio Mateo Santana – Founder Helping by Doing Foundation

CON MIS 55 AÑOS

Hoy es mi cumpleaños, cumplo 55.

Este único dato vale para poder llegar a ser una persona en riesgo de exclusión social. Sí al mismo añado que tengo cuatro hijas, dos de las cuales tienen menos de dos años y que me encanta verlas crecer, acabo de dictar sentencia en cualquier entrevista laboral: No apto para puestos de una mínima responsabilidad, o mejor dicho, no apto para casi ningún puesto.

Lo mismo sucede con otras personas que por causas de genero, discapacidad ya sea física o intelectual, por diferencia cultural, o por un sinfín de limitaciones que llevamos aprendidas que impiden aceptar la diversidad.

No nos han enseñado a enriquecernos de culturas o personas diferentes, más bien nos han enseñado a protegernos de ellas.

De joven no recibí ninguna formación que me ayudara a salir de mi burbuja donde las personas más diferentes a mí ya sea por nivel de vida, color de piel, discapacidades u otras diferencias las aceptará fácilmente como parte de mi entorno. Entre otras cosas partí de una casa donde las diferencias por genero eran notablemente palpables.

Hace casi nueve años pase un año en Rio de Janeiro coordinando el voluntariado internacional del evento internacional JMJ Rio 2011. En mi equipo había todo tipo de nacionalidades, razas, genero… fue una de las experiencias más enriquecedoras de mi vida.  Era bello tener como idioma común el portugués, aprender de las enormes diferencias culturales entre unos y otros o de las diferentes edades. Fue muy emocionante cuando tras duros meses de trabajo por fin, llegaron los miles de jóvenes voluntarios desde todo el mundo y unidos hicimos de aquel evento lo mejor que supimos hacer. En mi vida había recibido tanto cariño en una sola semana.

Aquello era el cariño del encuentro en la DIVERSIDAD.

Ha sido la propia vida la cual me ha enseñado año tras año a aprender que incluir es la mayor riqueza para todo ser humano. No hacerlo es cerrar los ojos a la vida.

Necesitamos encontrarnos. Encontrarnos con personas en riesgo de exclusión social (o ya excluidas), mejor dicho necesitamos convivir con ellas para conocerlas, es la mejor manera de crecer juntos. La diversidad es el gran factor enriquecedor de todo grupo humano.

Aunque como dije al principio «ya casi nunca me aceptarían en ninguna empresa», en cambio siento que es ahora cuando más puedo dar. No solo por crear una familia la cual siempre soñé y me lanza cada mañana a soñar mas alto, sino también porque hace 5 años creé mi gran ilusión profesional, Helping by Doing Foundation.

Han sido los mejores 5 años de mi vida profesional gracias a vivir aprendiendo del mundo social, de sus trabajadores y de sus beneficiarios. Pasar ratos con ellos es respirar. Tomar aire para generar nuevos retos, ideas e ilusiones.

Con mis 55 pienso en 2020 realizar la Pilgrim Race (Madrid-Santiago en 7 etapas en Mountain Bike) pero no iré solo, iré acompañado de ejecuti@s y personas con discapacidad intelectual, ese es mi equipo.

Con mis 55 pienso en 2020 crear junto a otras entidades sociales las mejores formaciones en habilidades extraídas del mundo social, una de ellas será liderada por el equipo y beneficiarios de la Fundación ALAPAR. Os vamos a sorprender. Están horneandose.

Ya está en marcha la Primera liga de Baloncesto Unificado con franquicias de empresas como Leroy Merlin o Cofares que compartirán equipo con personas con discapacidad intelectual, en este reto voy de la mano de Special Olimpics Madrid, unimos nuestra experiencia empresarial con su expertis social.

Con mis 55 pienso llevar a Helping by Doing Foundation a todo lo alto que pueda llegar. Estoy seguro que en el camino me encontraré con una gran diversidad de personas para que juntos la hagamos volar.

Com certeza! como diría un «carioca» son los mejores años de mi vida personal y profesional, y lo mejor sé que aun está por llegar.

Queridos empresarios, si algo les puedo mostrar de mi vida  es que incluir siempre es mas y excluir siempre es menos. Por favor dense la oportunidad de aprender de personas diferentes a ustedes, por la causa que sea. No hay mayor riqueza en un equipo que tener diferentes edades, igualdad de genero, una mezcla infinita de culturas, hacer parte a aquellas personas que por haber estado excluidos o en riesgo de exclusión social, son los mejores ejemplos en muchas de esas habilidades que ustedes tanto demandan como superación, trabajo en equipo, resiliencia o liderazgo,  y también aprender que la discapacidad, es el motor de las más bellas capacidades.

Puede que yo no sea considerado apto, pero ell@s ¡com certeza! que SI. No se pierdan el valor de la DIVERSIDAD.

Antonio Mateo Santana

Founder – Helping by Doing Foundation.

14315381-3f90-4223-852d-19cc7c027ef9

The Helping by Doing Foundation
Últimos Tweets
-